El color en los restaurantes y su relación con el apetito

Los restaurantes y su imagen

Son muchos los restaurantes que nos invitan a entrar, pero solamente accedemos al que termina por convencernos. Cuando no sabes muy bien qué tipo de menú puedes encontrar en una calle llena de opciones para comer, por lo general te guías por el instinto para elegir el lugar más indicado según tu criterio.

Una competencia de colores

Aunque muchos restaurantes prueben a seducirte con un gran cartel donde luzca uno de sus platos estrella, puede que te termine por atraer otro sin tanta publicidad.

Todo tiene su explicación. A veces no nos damos cuenta de la atracción que juega un logotipo o el decorado de un comedor. El color tiene un efecto en nuestra psicología y actúa, en muchos casos, durante el momento en que comemos.

El color en los restaurantes y su relación con el apetito

Por eso, ningún color o diseño interior es casualidad. A veces son tonos fríos los que encuentras, aunque, por lo general, los colores cálidos suelen causar en nosotros una mayor vitalidad, que se proyecta a la hora de comer.

En este sentido, los colores rojo y naranja nos darán vitalidad, produciéndonos al mismo tiempo que comamos rápido. Será por eso que el color rojo es el más elegido por las cadenas de comida rápida.

Por su parte, el amarillo evoca a la juventud, aportándonos, de alguna manera, bienestar. Quizás así, con esta agradable sensación, decidimos elegir un lugar para comer que nos haga sentir bien.

El verde es otro color usado últimamente. Al evocar a la naturaleza, consigue reflejarte también salud. Es el color de la verdura y las ensaladas, por eso, que no te extrañe verlo en lugares donde invitan a entrar a vegetarianos y gente preocupada por su salud.

Si te has fijado, el juego de colores de los restaurantes continúa dentro del plato. Saber combinar un conjunto de estos puede lograr que el cliente termine satisfecho, aunque, obviamente, la comida debe estar deliciosa.


“El secreto del éxito en la vida es comer lo que te gusta y dejar que la comida combata dentro.”

Mark Twain
Anuncios